Más libros por favor.

Cuatro meses desde mi mi última entrada…Ya me vale,no? Pero es que no tengo tiempo suficiente. Me hacen falta cuatro horas más al día, dos para hacer más cosas y las otras dos para dormir.

Mi único tiempo “libre” o “propio” lo invierto en leer y odio terriblemente encontrarme un libro que me enganche. Lo odio, lo llevo fatal. Tardo días, semanas o incluso meses en desprenderme de sus personajes y de sus vidas. El libro posterior a uno que me haya enganchado suele ser catastrófico, sea cual sea, mi mente sigue en el anterior, dándole vueltas, buscando respuestas, pensando en el final que yo hubiese querido y de verdad que he llegado a sufrir.

Sufrí inmensamente este verano al terminar Lo que encontré bajo el sofá de Eloy Moreno. No quería ese final!! Anda que no pensé en sus protagonistas, tanto que en cuanto pude me escapé a Toledo para poder recorrer las calles que ellos recorrieron, ver lo que ellos vieron… Y no es que no conociera la ciudad pero esta vez la viví a través del libro. Medio verano dándole vueltas, creí seriamente que me lo había tomado muy a pecho. Hasta alguna amiga me llegó a decir que me diera un tiempo hasta la siguiente lectura y no fuera encadenando libros.

Pues a 2 de Febrero estoy igual, ¿ Y quién es el responsable esta vez? La isla de Alice de Daniel Sánchez. Un arrebato de último momento en Fnac y 618 páginas que desde la primera a la última me han tenido en la cuerda floja estas últimas semanas.

He reído a carcajada limpia (mano delante para no despertar a los niños), sufrido como la que más, llorado y amado incluso al dentista de la isla (en sus manos una endodoncia sería dinero muy buen invertido). Me he enfadado con Alice y le ha querido a la vez. Creo que hasta he soñado con su perra.

Y eso es lo que tiene una buena historia, que parte de sus personajes se meten en tu vida, te traspasan, los sientes como si fueran tus amigos, como si los conocieras de toda la vida.

¿Y ahora qué? Tendré que pasar por mi pequeño duelo, unos días, semanas o incluso meses de duelo y vuelta a empezar, una nueva historia, un nuevo mundo por conocer y vibrar con él. Así es la vida, así son los libros. Merece la pena.

¿Y vosotras? ¿Qué libro os ha arrastrado  hasta vivir dentro de él?

¿Qué libros me recomendáis?

 

 

 

Estándar

Cuando tienes hijos y la emoción te desborda.

Ahora que estás en el cole me acuerdo de tí, te imagino sentado en tu pupitre con cara de no haber roto un plato y atendiendo a tu profe, porque lo que dice la profe para tí va a misa.

Y me estoy acordando de tí en estos momentos porque, como todos los días, y ya de forma mecánica, acabo de hacerme un café y he bajado los fusibles.

Y también he comprado una lavadora con bloqueo infantil. Así cuando te enfadas ya no puedes cambiarme el programa, ni encender el horno como hace un par de años y te llevé toda enfada a Leroy Merlin y mientras le explicaba al dependiente que buscaba unos protectores para los mandos de la cocina me giré y te ví tirando de la cisterna de todos los modelos de W.C que allí había.

Y aún tengo reciente cómo lograste cortarme la gastroenteritis de golpe y porrazo cuando os advertí este verano que mamá iba a echarse un ratín en la cama porque se encontraba mal y de pronto oí la puerta de casa, y se me cortó la gastrointeritis, el corazón, la respiración y hasta debió caerse internet cuando salí volando y me encontré en el recibor una silla… Encima del zapatero desparramadas las llaves fuera de su caja y a tí en el portal con esa cara de … que pones cuando sabes que has hecho algo mal conscientemente y esperas… Qué esperas? Ojalá pudiera meterme en tu cabeza tal Placton en la de Bob Esponja…

Ayer mismo colgando un cuadro me fijè en el nuevo Picasso que has dibujado en la pared. No sabes cuánto ahorro en decoración  contigo…

Y entonces miro a tu hermano, que no es que te cubra las espaldas,es que le ocurre como a mí, que no se entera,tienes demasiada picardía.

Sois como la luna y el sol, blanco y negro, los dos tan distintos, los dos tan bellos a la vez. Tu hermano en sus guerras de soldados, luchando con Darth Vader y construyendo naves de Lego y tú haciendo la guerra. Tu hermano pasándote la fruta a escondidas para que la comas por él sin que yo me entere, tu hermano haciendo aviones con las pinzas de la ropa y tú dialogando con Siri, que hasta Siri debe de desquiciar en algún momento. Tu hermano acariciando a Cake esperando que ella le lama la cara y le demuestre su cariño y tú llevándola en una caja de zapatos por los aires. Tú saliendo del aseo de una cafetería con la cabeza enjabonada y cresta cuando sólo ibas a lavarte las manos, tu hermano, luchando cada día por no perder el récord Guinness por mantener una bola de carne en la boca ahora ya que no usa mandilón y no tiene dónde guardarla.

Un azul mar, inmenso, a veces en calma, a veces enfurecido y una gigantesca cima en una montaña llena de aire limpio, y a veces de difícil acceso, y en medio yo, un río, entre la montaña y el mar, verde agua marina, en un proceso cíclico día a día al pie del cañón o en el sofá rota de cansancios acumulados según el caudal que ese día cargue, orgullosa y sin compararos con nada ni nadie, ni comprándome ya con otras madres…

Algún día, quizá, quién sabe, leeréis esto , cuando hayáis perdido la inocencia y entendáis que por mucho que me guste Dani Martín no es tan fácil casarme con él.

   
   

Estándar

Vete ahora…

Si te vas a ir,  Vete ahora

Que aún estás a tiempo.

Si te vas a ir,

Vete ahora

Que aún no sabes cómo cocino

Ni que aborrezco la televisión.

Si te vas a ir,

Vete ahora

Corre a otra vida

Que no sea MI vida.

Después no quiero reclamaciones

Discursos baratos,

Ironías fuera de lugar

Ni reproches innecesarios.

Si quieres estar con otra,

Vete ahora,

Si quieres faltarme al respeto,

Vete ahora,

Si me vas a decir cómo vestir,

Qué comer, con qué soñar,

Vete, en serio,

Ahora.

No te esfuerces en malgastar tu fuerza

Si vienes a buscar defectos,

Me los conozco de sobra.

No vengas con promesas a largo plazo

Y menos con flores. Las detesto.

Si vas a venir 

Hazlo de frente,

Con todas las consecuencias,

Que me despierto muy temprano

Y eso igual te incomoda

O igual agradeces tener café recién hecho.

Vete ahora

Si no vibras,

Si no amas,

Si no sueñas,

Si tus planes de domingo

Son limpiar el coche

Tender la ropa o la caja tonta.

Si aspiras a que escuche tu misma música,

Lea tus libros

Y comparta tus opiniones.

Vete, en serio,

Ahora que no nos conocemos,

De ti está el mundo lleno,

No te echaré de menos.

   
   

Estándar

La leyenda del Atrapasueños

Aquí os dejo la leyenda India sobre el símbolo del Atrapasueños que tan de moda está últimamente y siempre es bueno saber la historia que hay detrás de cada objeto que nos ponemos o nos gusta y ésta es una de esas bonitas historias.

Hace mucho tiempo cuando el mundo era joven, un viejo líder espiritual Lakota estaba en una montaña alta y tuvo una visión. En esta visión Iktomi, el gran maestro bromista de la sabiduría apareció en la forma de una araña. Iktomi le hablo en un lenguaje sagrado, que solo los líderes espirituales de los Lakotas podían entender.
Mientras le hablaba Iktomi, la araña tomo un aro de sauce, el de mayor edad, también tenía plumas, pelo de caballo, cuentas y ofrendas y empezó a tejer una telaraña.
Él habla con el anciano acerca de los círculos de la vida, de como empezamos la vida como bebes y crecemos a la niñez y después a la edad adulta, finalmente nosotros vamos a la ancianidad, donde nosotros debemos ser cuidadosos como cuando éramos bebes completando el circulo.
Pero Iktomi dijo mientras continuaba tejiendo su red, en cada tiempo de la vida hay muchas fuerzas, algunas buenas otras malas, si te encuentras en las buenas fuerzas ellas te guiaran en la dirección correcta. Pero si tu escuchas a las fuerzas malas, ellas te lastimaran y te guiaran en la dirección equivocada.
El continuo, ahí hay muchas fuerzas y diferentes direcciones y pueden ayudar a interferir con la armonía de la naturaleza.
También con el gran espíritu y sus maravillosas enseñanzas.
Mientras la araña hablaba continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera y trabajando hacia el centro.

Cuando Iktomi termino de hablar, le dio al anciano Lakota, la red y le dijo: ve la telaraña es un círculo perfecto, pero en el centro hay un agujero, usa la telaraña para ayudarte a ti mismo y a tu gente, para alcanzar tus metas y hacer buen uso de las ideas de la gente, sueños y visiones.
Si tú crees en el gran espíritu, la telaraña atrapará tus buenas ideas y las malas se irán por el agujero.
El anciano Lakota, le pasó su visión a su gente y ahora los indios Siux usan el atrapasueños como la red de su vida, que se cuelga encima de las camas y en las casas para escudriñar sueños y visiones.
Lo bueno de los sueños es capturado en la telaraña de vida y enviado con ellos, lo malo de los sueños escapa a través del agujero en el centro de la red y no será más parte de ellos.
Los Sioux creen que el atrapasueños sostiene el destino de su futuro.
   
  
  

Estándar

Sin GPS en la vida

Nos vamos de vacaciones y sin GPS.

Dos niños, dos amigas, rumbo a Madrid porque nos gusta el riesgo y eso de achicharrarnos en pleno mes de Agosto en Madrid es deporte de riesgo.

Sigo sin encontrarle la gracia a ese aparatito. Su voz me altera y el “re calculando ruta” me exaspera. Igual es que no le he pillado el truco a eso de “a 100 metros en la rotonda segunda salida” porque cuando dicha señora acaba de hablar ya me encuentro dando la vuelta entera a la rotonda leyéndome las indicaciones o ya es demasiado tarde, o ha hablado demasiado bajo y mis hijos en ese momento iban gritando o …o…o…

Es que yo soy de las de antes, que para y pregunta, y muchas veces tampoco me queda claro pero paro y pregunto de nuevo, y si es los nacionales mejor, que suelen ser ellos muy “majos” de ver.

Que estoy en la autopista y no puedo preguntar… Nunca pasa nada por recalcularse una misma la ruta igual que en la vida vamos recalcularse sobre la marcha según los acontecimientos.

Nos hemos acomodado tanto gracias a las nuevas tecnologías que ya no nos fijamos en las señales, el coche nos pita si hay un radar, no hace falta mirar los carteles porque doña señorita repelente del GPS hace todo por nosotros y desde mi humilde opinión con ello perdemos capacidad de orientación, de ubicarnos y después pasa lo que pasa, que alguno que otro ya no se ubica ni en la vida misma. Y así anda el mundo, perdido, lleno de gente perdida que si no le dicen dónde ir, qué hacer y cómo no saben seguir su camino.
P.D: rectificar es de sabios y meterse sola en Madrid por primera vez tambièn…así que igual a la vuelta le doy una segunda oportunidad a doña repelente.

Felices vacaciones, muy felices, precaución y todos de vuelta en Septiembre. No quiero ver que me falte nadie.

   
   

 

Estándar

Mi generación.

Sí, soy del 77, echad cuentas… Para mis niños una viejecita, para mis amigas en la flor de la vida, para mí una edad maravillosa en la cual ya sabes lo que quieres, lo que mereces, lo mucho que vales y lo dura que puede resultar la vida y lo mucho que hay que tirar para adelante pase lo que pase.

Y es que hoy estoy nostálgica canturreando en mi cabeza “soy la chica de ayer”… De verdad sigo siendo la misma chica de ayer? En lo esencial sí, fui soy y seguiré siendo mi esencia, lo mejor de mi y mis pequeños defectos, un puntito en este mundo que grita con la misma ilusión e idéntica inocencia…Qué soy yo para mí?
Será tu voz, será el licor, 

Serán las luces de esta habitación 

Será el poder de una canción, 

Pero esta noche moriría por vos 

Será el champagne, será el color de tus ojos verdes 

De ciencia ficción, 

La última cena para los dos 

Pero esta noche moriría por vos .

  
Un día cualquiera no sabes qué hora es, 

te acuestas a mi lado sin saber por qué. 

Las calles mojadas te han visto crecer 

y con tu corazón estás llorando otra vez. 

Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer 

jugando con las flores en mi jardín. 

Demasiado tarde para comprender, 

chica, vete a tu casa, no podemos jugar.

  

Cántame una canción al oído 

te sirvo y no pagas 

sólo canto si tú me demuestras 

que es verde la luz de tus ojos de gata. 

Con el “Quiero beber” 
el alcohol me acunó entre sus mantas 

y soñé con sus ojos de gata 

pero no recordé que de mí algo esperaba. 

  
Para mí tú eres el mar 

Eres la única verdad 

Mi razón para continuar 

El motivo de vivir 

Planeando sobre ti 

El alivio de mi soledad 

Para mí tú eres el centro 
De mi pequeño universo 

Para mí tú eres la lluvia 
Resbalando sobre mí 

Y la luna que quiero sentir 

Las palabras sin decir 
Las canciones sin cantar 

Y un millón de puertas por abrir 

Sino quieres no tienes que responder 
Pero quisiera saber. 

¿qué soy yo para ti? otra noche sin dormir 

Una escena de amor o siempre un último adiós 

  

Estándar

Canciones

Dicen que hay canciones que recuerdan lugares, momentos y sobre todo personas. Hay canciones que crees que jamás podrás dejar de escuchar y de pronto, un día, ya no significan nada, ya no erizan tu piel,no te dejan soñando.

Hace años ahorré, de aquella mucho, para comprarme el cd de No Doubt, sólo y exclusivamente por una canción, “Don’t Speak” . Fuimos crueles,muy crueles, hicimos entre mi mejor amiga y yo que mi padre nos la grabase en dos cintas de 90 minutos por las dos caras, una para cada una! Lo que hacen los padres por sus hijos!

 Están esas canciones que pase lo que pase, en cualquier momento de tu vida te llegan, y en cada uno de esos momentos poseen un significado distinto pero que no te cansan jamás. Esas que provocan en tí una sonrisilla tonta.

Losing my religion, de Rem. Casi nadie recuerda que esa canción sonaba en Sensación de Vivir cuando Dylan deja a  Brenda…. Y a mí me quedó grabada esa escena en la memoria. Porque una tiene ya una edad y yo vi Sensación de Vivir, bajo vigilancia de mis padres claro, porque en mi casa siempre hubo y habrá una sola televisión.

Total Eclipse of The Heart, de Bonnie Tyler. No tengo palabras. Es de esas canciones en las que hay que subir el volumen y dejar que te inunde.

It’s my life, de Bon Jovi. Y eso que me la pusieron en una entrevista para El Corte Inglés y quedé algo… Imagino que fue marketing puro.
En el muelle de San Blas, de Maná. Dicen que la canción está basada en hechos verídicos. Algo tristona sí que es pero eso no desluce su belleza.

One, de U2. Otra de esas que da igual los años que pasen, los momentos vividos mientras sonaba… 
A Quién le importa, Alaska. Fue durante años la canción con la que se encendía la cadena de música por las mañanas para irme a la facultad. Eso sí que era levantarse con buen pie.

Seguro que dejo en el tintero muchas otras. La música en mi vida siempre ha estado presente, desde bien pequeña con mi padre ,la música clásica y los Beatles, hasta todas las cadenas de música que fui estropeando de tanto cassette hacia delante y hacia atràs, los cascos siempre puestos para estudiar, mi primer y único Ipod, que ni sabía quién era Apple de aquella ni nada….
Y ahora, en mi casi vejez….. descubriendo a Sabina…. ( me salto los años del Cantajuegos porque aún tarareo a veces insconscientemente “soy una taza, una tetera…”)

Y vosotras? Qué canciones han marcado vuestras vidas?
   
   

Estándar